Antioquia un lugar maravilloso

Antioquia, tierra mágica y generosa ubicada estratégicamente en la esquina nor-occidental suramericana, llena de historias asombrosas y gente admirable.

lunes, 10 de agosto de 2020

Antioquia de provincia española a república histórica y soberana

El 11 de agosto de 1813, en el palacio del Supremo Gobierno de Antioquia, un grupo de individuos representantes de la junta de gobierno de esta provincia histórica (con casi 300 años de fundación para la fecha), había declarado la Independencia absoluta de España.
En la rubrica aparecen los nombres del Dictador-presidente Juan del Corral, del Secretario de Guerra y Hacienda José María Hortiz y del Secretario de Gracia y Justicia José Manuel Restrepo. 
Entre sus líneas más importantes se pueden observar los principios, motivos y derechos que han tenido y presentado: 

…para proclamar su independencia absoluta aquellos pueblos hermanos que se han anticipado entre nosotros a sacudir gloriosamente el yugo de la Monarquía española que hasta allí habían sufrido. …Estando pues profundamente convencidos, los unos resueltos y ansiosos por llegar al culmen de su dignidad, y debiendo los otros abandonarse en tal caso a su propia ignominia y a las desgracias que les hayan de seguir, es llegado el día de satisfacer tan santos deseos ya que hasta aquí no han tenido tiempo de hacerlo el Soberano Congreso por todas las Provincias en general, y que esta medida entra oportuna y esencialmente en las críticas circunstancias que han puesto a la República en la necesidad de crearse un libertador a todo trance. Por tanto, el ciudadano Dictador de ella, revestido con ese carácter por la unánime voluntad de la Representación Nacional, en presencia del Soberano Autor de los derechos del hombre y de la justicia de su causa, declara: Que el Estado de Antioquia desconoce por su Rey a Fernando VII, y a toda otra autoridad que no emane inmediatamente del pueblo o sus representantes, rompiendo eternamente la unión política de dependencia con la Metrópoli, y quedando separado para siempre de la Corona y Gobierno de España. […] 

En estas lineas lo importante e interesante son dos cosas: el contexto bajo el cual se obliga a declarar la Independencia absoluta, dado el clima de inestabilidad política y social que se estaba viviendo en todo el mundo hispánico y el acto mismo de declaración de Independencia, como proceso derivado de una etapa constitucional, que inició desde 1811, y en la que esta provincia española se vio así misma como un territorio histórico y por tanto con derechos de constituirse. 
Ambas están relacionadas dado que el rey era el símbolo de la unidad del Imperio, y al caer este en manos de los franceses y abdicar su trono en un usurpador (José I Napoleón), todo el mundo hispánico entró en una profunda crisis de ingobernabilidad. La soberanía que se encontraba expedita se diseminó sobre los pueblos, siguiendo las leyes y tradición hispánica, formando una eclosión de soberanías, tantas como pueblos formaban las Españas de ambos hemisferios. 
Es así como una de las primeras acciones fue la creación de juntas de gobierno, en principio para preservar lo que quedaba del Imperio español y para proteger los derechos a gobernar de Fernando VII, legítimo soberano. Pero en especial, en rechazo al intervencionismo francés y ante una eventual acción de las potencias coloniales, marítimas y mercantiles europeas que tenían intereses territoriales en el hemisferio: la misma Francia, Gran Bretaña, Holanda, Portugal, y otros territorios antagónicos presentes en América como las trece colonias que formaron Estados Unidos y se interesaron en extenderse más allá del Mississippi y el Brasil, haciendo lo propio por fuera de las fronteras limitadas en el Tratado de Tordesillas. 
Vale la pena mencionar que este espíritu juntista fue liderado en otros territorios paralelos como Venezuela y Río de la Plata por sus cabezas de gobierno, es decir, actuaron en representación del resto de las provincias Caracas, como capital de la Capitanía, y Buenos Aires, como capital del virreinato más austral de Suramérica. Entre tanto, en el Virreinato de Nueva Granada, que al igual que el del Río de la Plata había sido de reciente creación, estos procesos se presentaron primero en las provincias más periféricas que en la capital Santa Fe de Bogotá. 
Parafraseando a Clement Thibaud, encontramos que la pérdida de soberanía y descomposición de las autoridades virreinales en Nueva Granada, significaron respuestas locales, disimiles y cambiantes. Esto sucedió a pesar de que la junta de Santa Fe de Bogotá se auto-proclamó superior al resto de sus pares, por haber sido capital política y administrativa, por algunas décadas, durante el régimen colonial, intentando establecer un gobierno de carácter unitario que preveía la representación de las demás provincias. Esto según Anthony McFarlane creó la impresión de que un nuevo gobierno central remplazaría a las autoridades virreinales, sin embargo, la unidad política se vio disminuida por un cumulo de gobiernos que, a partir de allí, decidieron constituirse: Honda, Neiva, Pamplona, Tunja, Santa Marta, Popayán, Cartagena, Socorro, Quibdó, Pore (Casanare), Antioquia y Nóvita, entre otros. 
Cuando estas juntas se radicalizaron, o visto de otro modo, quisieron absorber la soberanía, todas siguiendo el ejemplo de Caracas, que a mediados de 1811 declaró la Independencia absoluta, comenzaron a constituirse en estados soberanos que decidieron cortar los vínculos con la metrópoli española y toda autoridad que emane de esta. Incluso respecto a las mismas cabezas de gobierno que creían tener el derecho de constitución y aspiraban a recuperar su centralidad política, los casos de Mompós, Girón, San Gil, Sogamoso, Vélez y Ambalema. Estos pequeños estados fueron llamados por José Manuel Restrepo las repúblicas "miserables", en el sentido despectivo de "insignificantes". 
Esta lógica de centralizar el poder político y la soberanía del neonata entidad virreinal entró en conflicto con las aspiraciones autonomistas de provincias como Cartagena, Antioquia, Pamplona, Tunja y Neiva, inclinadas más hacia una eventual unión basada en los principios de la pluralidad y federación entre gobiernos libres e iguales, después de todo, este ensayo de modernidad política ya había sido realizado con éxito en el norte del hemisferio por los Estados Unidos. 
Hasta este momento los investigadores han expuesto las diferencias y dificultad de implantar un estado-nación en el territorio neogranadino, llamando despectivamente a este proceso “patria boba”, sin embargo, este fue un periodo de gran lucidez y madurez política, especialmente si somos consecuentes con la naturaleza misma con la que se había configurado el espacio americano. 
Al respecto, Francisco Javier Guerra afirmó que entre las posesiones territoriales que poseía la monarquía hispánica, los americanos eran un caso particular. Esto porque según este autor los reinos peninsulares eran comunidades históricas “indubitables” e “indivisibles”, mientras que en América los reinos eran entidades “inciertas” y aún “fluctuantes”, como es posible advertir con la creación de nuevos virreinatos a partir del único de Perú –Nueva Granada en 1739 y Río de la Plata en 1776–. Por ello, es la ciudad cabeza de provincia y sus adscripciones territoriales donde debemos hallar la comunidad histórica, con lazos socio-culturales propios, con formas particulares de organización, gobierno y legislación, y además, con adscripciones territoriales de considerable extensión que abarcaban ciudades, villas, pueblos, sitios y parajes. 
Estas entidades además habían recibido una serie de privilegios y concesiones otorgadas desde sus inicios por el soberano, ya que, continuando con Guerra, estas eran unidades políticas y jurídicamente reconocidas, que habían recibido una jerarquía de dignidad y de poderes. De manera que lo natural fue que gobierno se estructurara alrededor de las gobernaciones y aún de los ayuntamientos y sus adscripciones territoriales (sus territorios y pueblos dependientes). 
Esto explica mejor la base del denominado localismo o regionalismo americano y el fenómeno de eclosión de soberanías que se presentó en la época de la Independencia. Lo mismo que da razón de los motivos por los que cada territorio y ciudad principal, aún ciudades menores, asumieron su propia soberanía y la de sus distritos, por considerarse entidades autónomas con fundamento histórico. 
De manera que cada ciudad-provincia reaccionó ante la vacante de la soberanía monárquica desde distintas posiciones: declarándose leales al Consejo de Regencia y por tanto al rey español o afirmándose como entes autónomos, libres e independientes. 
En el caso particular de Antioquia, provincia que el 11 de agosto de 1813 se convirtió en un Estado libre y autónomo, al promulgar su Independencia absoluta de la metrópoli española, encontramos que este acto surge como expresión concreta de un proceso histórico, social y cultural: fue un medio, el que tuvieron a su alcance, para organizar la comunidad política, estableciendo los deberes y derechos de los hombres libres a conformar nuevos pactos y un nuevo Estado.
 

Elaborado a partir de: John Alejandro Ricaurte, “Hasta los gallinazos tienen rey”. Guerrillas armadas y otras formas de resistencia contrarrevolucionaria en la provincia Antioquia (1813-1830), IDEA, Medellín, 2018.

lunes, 20 de julio de 2020

20 de julio “el grito de la interdependencia”

Las historias patrias son fábricas donde se incuban y expanden doctrinas e ideas (mejor ideologías), que actúan como legitimadoras y propaganda de las empresas generadas por uno de los bandos en conflicto, en este caso el de los vencedores. Como toda visión parcial, además de sacrificar una parte de la verdad (la del bando contrario), sólo es sostenible, en sus primeros años por, además de una brutal represión (la eliminación física o expulsión del contrario), una pedagogía estatal, neonata y artificial que se convierte en el discurso hegemónico, y que requiere de un acto fundacional la “constitución”, unos mitos “superar un pasado de aflicción, decadencia y opresión, y alcanzar la libertad, paz y prosperidad” y una simbología nacional: banderas, iconos, himnos y culto a los héroes.

sábado, 27 de junio de 2020

Guerrillas realistas del sur de Antioquia (1820-1824)

En el límite sur de la provincia también operaron algunas partidas de guerrilleros formados de manera espontánea y que, junto a los demás reductos del ejército del rey, buscaron frenar el avance de la revolución. Una de las guerrillas más importantes que se articuló en los confines de Antioquia fue la comandada por Hermenegildo Mendiburt (o Mendiburu), vasco según lo indican sus apellidos, quien según la opinión de los republicanos, tenía azotados los puntos más australes de la provincia interceptando la comunicación y atacando los republicanos. Una de las villas ocupadas por el jefe realista fue Anserma, con alrededor de sesenta hombres, tomando la iglesia y la casa del sacerdote independentista Bonofont. 

viernes, 10 de abril de 2020

8 escritores contra Bolívar y la Leyenda Negra


"Error non corrigitur per errorem"
 


  La verdad histórica, es como un afluente caudaloso que pese a que puede ser drenado, encaminado o acanalado, tarde o temprano reclama su natural cause y vuelve a sus orígenes llevándose todo a su paso. El auténtico relato histórico, la historia profunda, alejada de todo fanatismo e ideología, aquella que es objetiva, crítica, ecuánime y neutral, que yace en el lenguaje escrito o en la memoria colectiva, incluso que es arquetípica, que duerme y es ocultada por la narrativa hegemónica, de vez en cuando despierta y da visos de claridad.
   Uno de los relatos que hoy por hoy están en tela de juicio es el de la veracidad sobre los prohombres y padres de la Independencia, aquellos que prometieron valores abstractos e idealizados como “libertad”, “democracia”, “igualdad de derechos”, “orden” y “progreso” y que sin embargo, como no se puede ocultar el sol con las manos, solo trajeron periodos de inestabilidad política, caos, guerras, violencia, hambre y ruina. Realidad que fácilmente se puede cambiar, al ser los países suramericanos unos territorios ricos y productivos, privilegiados con toda clase de pisos térmicos, recursos medioambientales, agroforestales, del subsuelo, hídricos, fáunicos y pecuarios, entre otros. Pero especialmente por su recurso humano dotado de muchas cualidades: afectivo, expresivo, alegre, trabajador, resiliente, digno y esperanzador.
   En este sentido, es necesario primero conocer la verdad histórica y separarla del meta-relato ideológico y dominante de las doctrinas sofistas, que fácilmente se derrumban al conocer los hechos, revisar la documentación y poner algo de sentido común. Después de este ejercicio se pueden ubicar las causas y orígenes de nuestros males, para así poder tomar decisiones, retroalimentarnos y conocer lo negativo para encausarlo en un factor de cambio.
   Lo cierto es que esta parte norte de Suramérica, que coincide con los territorios “libertados” por Bolívar, es uno de los espacios que menos se ha interesado por tener una visión crítica y a su vez constructiva de su propia historia. Eso explica que sean pocos quienes a partir del análisis de los relatos hegemónicos, las contradicciones del discurso y la futilidad de los mitos fundacionales creados a partir del proceso de Independencia, centren precisamente los orígenes de todos los males en esta época convulsionada de la historia.
   Por esta razón, a continuación se mencionaran en la siguiente lista aquellos escritores, en orden de importancia, entre historiadores, filósofos y ensayistas, que tienen otra versión de Bolívar y de los acontecimientos, más neutros, menos oficialistas y más comprometidos con la verdad. Esto por supuesto ayuda a combatir la Leyenda Negra que se ha construido sobre el periodo de dominio español en América, en el tránsito entre el Antiguo Régimen y la Modernidad, como se hará a continuación.

sábado, 22 de febrero de 2020

Los Realistas en Antioquia, y su participación en la Independencia por A...

     Sin duda la participación vasca fue muy importante en la configuración histórica de Antioquia, pues su presencia se demuestra en todos los ámbitos sociales, culturales, económicos y políticos. 
     En este sentido, resulta interesante compartir el presente vídeo que muestra la participación de los vascos en ambos lados de la Independencia, bando patriota o libertador, recordemos que fue Jose María Ortiz, hijo de un vizcaíno quien figura como uno de los firmantes de la constitución antioqueña de 1813. En el caso contrario, otro vizcaíno, Jose María Zulaibar, fue uno de los más entusiastas defensores del rey en Antioquia.
     Así se observa en el siguiente vídeo llamado Los realistas en Antioquia y su participación en la Independencia, que es un extracto del libro "Hasta los gallinazos tienen rey", precisamente basado en la historia del vizcaíno Zulaibar.
     Si te interesa este libro escríbenos un mensaje al correo jerrekarte@gmail.com y te diremos la mejor forma de adquirirlo.






miércoles, 8 de enero de 2020

Hasta los gallinazos tienen rey

"Hasta los gallinazos tienen rey" es una expresión que se conserva en Antioquia y que no reconoce otra cosa que la existencia de una sociedad jerárquica donde todos estamos supeditados a alguna forma de gobierno o poder. Fenómeno que se observa en la naturaleza y por supuesto en estas aves carroñeras tan comunes en Suramérica llamadas gallinazos. El nombre científico del "rey de los gallinazos" es Sarcoramphus papa (King Vulture) y sobre el se dice que "es uno de los buitres americanos más grandes..." y que cuando "...encuentra un animal muerto, desplaza a los buitres más pequeños y realiza el primer corte en la piel del cadáver con su fuerte pico".
Se observa que este dicho quedó inserto en el folclor antioqueño y es recogido por varios autores costumbristas de la región como adagio popular. La mayoría sitúan esta expresión en los tiempos convulsos de la Independencia, al pensar que la frase nació al calor de los dramas vividos en una comunidad partida entre realistas y republicanos, entre la vieja y nueva patria, o dicho de una mejor forma en la dialéctica entre las sociedades de Antiguo Régimen y la Modernidad. Quien mejor lo podría explicar que el gran Nito Restrepo, retratista del paisaje físico y humano antioqueño, quien al respecto dejó consignadas las siguientes palabras:

martes, 8 de octubre de 2019

La presencia, huellas e impacto de los irlandeses en Antioquia en el marco de la exposición "The Irish in Latin America"



La presencia e impacto de los irlandeses en América Latina se remonta a la época de dominio español, cuando en distintos periodos históricos estos migraron a la Península Ibérica y de allí pasaron al continente americano viniendo enrolados en las compañías de colonización, comercio, ejército y administración.

En el Archivo de Indias encontramos para el caso de Nueva Granada sujetos de apellidos castellanos pero que figuran como irlandeses, los casos de Simón Ruiz y Guillermo León, y otro con apellidos castellanizados como Juan de la Espada. Además hallamos otros individuos que participaron en la administración como: Stephen Bodquin (tesorero en Santa Marta), Miguel Nagle (alcalde de Buga), Patricio Warnes (comerciante en Cartagena) y familias avecindadas como los esposos Cornelio y María Neil. A su vez, observamos mujeres como Beatriz O'Donnell, hija del irlandés Joseph O'Donnell e Isabel Bolton, esposa del virrey Carrion e hija de Enrique Bolton y María Sutton, oriundos de Wexford.

domingo, 11 de agosto de 2019

Análisis crítico al acto de Independencia de Antioquia en sus 206 años

   El 11 de agosto de 1813 la legislatura de Antioquia decidió formar un gobierno fuerte para frenar el avance de los partidarios de la regencia encabezados por Sámano, que ya había ocupado las provincias de Popayán y Cartago, y que para la fecha se encontraba en los en los confines del Sur de la nueva república. Para ello, había instaurado, el 31 de julio de 1813, un régimen con facultades dictatoriales, encabezado por su presidente-dictador, Juan del Corral (comerciante nacido en Mompóx pero radicado junto a su padre gallego en la región), su secretario de gracia y justicia, José Manuel Restrepo (antioqueño de vieja prosapia de comerciantes y mineros asturianos) y su secretario de guerra y hacienda, José María Ortiz (nacido en Antioquia, hijo del comerciante vizcaíno José Domingo Ortiz).

martes, 2 de julio de 2019

Irlandeses en Antioquia parte 3 (Los Imaginarios)

En esta tercera entrega de esta investigación sobre la presencia, huellas e imaginarios de los irlandeses en Antioquia queremos, más allá de hablar de los inmigrantes irlandeses y su impacto en esta sociedad receptora, narrar todas aquellas historias conectadas que vinculan a ambos territorios separados por el vasto océano Atlántico. 

Observaremos cómo el grupo antioqueño ha adoptado algunos aspectos culturales de los irlandeses, cómo los inmigrantes de este origen trasplantaron tópicos e imaginarios en la región y cómo estos sobreviven hasta nuestros días. 

domingo, 24 de febrero de 2019

Hasta los gallinazos tienen rey

  El ejército bolivariano se convirtió, desde su exilio en las Antillas, en una fuerza irregular y extraterritorial, con una capacidad permanente de reclutamiento de soldados –gran parte de ellos mercenarios extranjeros y levas forzadas–, armamento, municiones y demás provisiones para la guerra . Fue precisamente la irregularidad y la extraterritorialidad las que dotaron a las fuerzas insurgentes de gran flexibilidad y capacidad de maniobra para enfrentar los ejércitos del rey, ya que podían ofrecer combates en distintos puntos a la vez, empleando tácticas de guerrilla y desgaste . 

sábado, 16 de febrero de 2019

Hasta los gallinazos tienen rey”. Guerrillas armadas y otras formas de resistencia contrarrevolucionaria en la provincia Antioquia (1813-1830)




Título: "Hasta los gallinazos tienen rey". Guerrillas armadas y otras formas de resistencia contrarrevolucionaria en la provincia Antioquia (1813-1830)
Autor/a: Jon Alejandro Ricaurte Cartagena
Páginas: 184
Idioma: Castellano
Colección: Premio IDEA a la Investigación Histórica
ISBN: 978-958-58786-8-6
Fecha de publicación: Diciembre del 2018
Editor: Instituto para el Desarrollo de Antioquia -IDEA
Contacto: jaricaurteca@gmail.com


lunes, 8 de octubre de 2018

Irlandeses en Antioquia parte 2 (Los Inmigrantes)

 Una vez finalizada las guerras de emancipación, observamos estableciéndose en la región antioqueña, algunos de estos extranjeros que vinieron como auxiliares de los ejércitos independentistas. De ellos identificamos como irlandeses sólo a tres individuos que respondían a los apellidos: Blair, Fergusson y MacPherson, los dos primeros médicos de profesión, mientras que el último fue un lustre músico.
Médico-Coronel Hugo Blair Brown (1787-1864)
 Del primero sabemos que se llamaba Hugo Blair Brown, que nació en 1787 en villa de Raffi, condado de Donegal, y que falleció en 1864 en la ciudad de Medellín, Antioquia, dejando numerosa y destacada descendencia en la región. Por su parte sobre Fergusson se sabe que varios sujetos que vinieron con la Legión Británica portaban este apellido.